lunes, 9 de enero de 2012

Los maestros del mañana

D. Ernesto Gómez Rodríguez, Doctor de Pedagogía, Profesor Titular de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga y Presidente del Consejo Escolar de Andalucía ofreció el día 24 de Octubre una conferencia en la jornada de apertura del curso de la Escuela Universitaria de Magisterio SAFA de Úbeda con el título “La formación del profesorado de las escuelas del mañana”.
Empezó su discurso partiendo de una afirmación: “cómo NO ha de ser la formación del profesorado”. Puso de manifiesto la clara situación en la que se encuentra la docencia que, como otras muchas profesiones, atraviesa una profunda crisis de identidad. Una palabra repetida hasta la saciedad en su intervención fue la palabra renovar, hablando primero de renovar la identidad docente llevándola a un compromiso que debe ir dirigido a asegurar el derecho de todo el alumnado a aprender, y después de renovar las prácticas de los docentes. Para apoyar esto, citó a José Manuel Esteve, compañero de su universidad tristemente fallecido en 2010, diciendo que “planteaba que la confluencia de los profundos procesos de cambio social registrados en los últimos 30 años unidos a la enorme transformación experimentada por nuestro sistema educativo han dado lugar a situaciones y problemas educativos nuevos que aún no hemos sido capaces de asimilar y por lo tanto de resolver”.
Su intervención estuvo centrada en la exposición de siete razones sólidas para la renovación de las prácticas docentes. Entre estas citó la cultura, contemplando que es preciso que los docentes renueven sus prácticas atendiendo a la diversidad cultural; el conocimiento, resultando imprescindible que los docentes modifiquen sus prácticas debido a la evolución y ampliación considerable del conocimiento disponible en diversos ámbitos del saber humano a lo largo del siglo XX ya “que buena parte de los nuevos hallazgos de la investigación científica han venido a analizar los viejos cimientos de la educación”; la economía, ya que los cambios ocurridos en esta y en el mercado de trabajo en los últimos sesenta años han modificado las demandas educativas de la sociedad; la docencia, porque el mismo ejercicio de la profesión ha evolucionado con el tiempo; los propios sistemas educativos, evolucionados junto con la docencia según las necesidades del alumnado actual; la heterogeneidad humana, porque hace ya tiempo se desvaneció la fantasía del aula homogénea y se puso de claro manifiesto la heterogeneidad de alumnos, la cual es necesario admitir; y los nuevos aprendizajes requeridos para las nuevas realidades, siendo de mayor complejidad que los de antes, haciéndose necesario no tanto el gran acopio de conocimientos sino la capacidad de comprenderlos y aceptarlos de manera crítica. Concluyó esta parte afirmando que “no es posible renovar las prácticas docentes de los nuevos maestros si estos no han experimentado durante su propio período de formación profesional prácticas de aprendizaje (…) que les lleven a replantearse el sentido de la experiencia educativa adquirida con antelación”.
Por último, dejó claro que para la correcta formación del futuro docente es necesario el dominio de la didáctica y la pedagogía, señalando que ningún cambio en la profesión y sistema docentes será posible sin el compromiso individual de cada profesional, poniendo de manifiesto que la formación profesional de los docentes no concluye con la titulación, sino que va más allá y debe de ir evolucionando y adaptándose a los cambios que con el tiempo vayan surgiendo en la realidad. Con un impecable y claro uso del lenguaje, Gómez Rodríguez finalizó su conferencia deseando suerte a todos los alumnos de magisterio que allí nos encontrábamos.
Especial atención me llamó el concepto de renovación de las prácticas y lo necesario del dominio de la pedagogía y la didáctica. Realmente, siendo esto una simple y humilde opinión, no parece que en los estudios de magisterio se prepare realmente a los futuros docentes a enfrentarse a los problemas reales que pueden surgir en el aula. Se presta demasiada atención a los contenidos (el “qué”) y no tanta a la didáctica de los mismos (el “cómo”). Por ello, coincido totalmente en lo necesario de renovar las prácticas docentes de manera que lleven a experimentar durante el propio período de formación profesional prácticas de aprendizaje que lleven a replantearse el sentido de la experiencia educativa adquirida con antelación, la educación y el modo en que nosotros la hemos recibido.
Con un contenido interesante y que nos puso a pensar a todos en lo necesario para mejorar la educación, expuso una conferencia no tan adecuada para el público que allí se encontraba. Defendía una renovación de los sistemas educativos, sin embargo, él llevó a cabo una conferencia que algunos calificaron de soporífera, pero no por ello menos interesante.

¿Y todo esto a cuento de qué? os preguntaréis. Pues bueno, soy estudiante de magisterio y cada vez más me interesan los temas referentes a educación (como debe ser). Puede que meta alguno que otro por aquí.

Saludos

¡Cuánto tiempo!

Hace tiempo que no me pasaba por aquí. Es curioso que empecé este blog con la intención de evitar convertirlo en un blog personal y acabó derivando en ello xD. En fin, ya nada se puede hacer. Espero pasarme más a menudo.