lunes, 14 de mayo de 2012

Los 2 mejores y peores años de mi vida



2009 y 2010, ambos fueron, al mismo tiempo, los mejores y peores años de toda mi vida. Es más, apenas recuerdo cómo eran las cosas antes de 2009. Tengo imágenes, como las que se te quedan después de ver una película. Las tienes en tu mente, pero obviamente las almacenas como algo ficticio, algo que tú no has vivido.


Eso es lo que veo de 2008 para atrás. Veo una Merche, que ahora es tan inexistente que dudo que existiese alguna vez. Recuerdo un montón de caras, un montón de gente, que ahora dudo que se acuerden de mí.


A partir de 2009 todo lo que conocía desapareció. Más bien se transformó, sin llegar a desaparecer del todo, pero de un modo tan radical que llegó a trastornarme física y mentalmente. Me parece que fue ayer cuando fui a echar la matrícula a la escuela de arte. Fui con mi madre y allí, vimos a un chico con pinta desaliñada, con pantalones que dejaban ver prácticamente al completo sus calzoncillos. Mi madre dijo algo así como "espero que ese no vaya a tu clase y si va, no te juntes con él que tiene mala pinta". Pobre de mi madre...


Iba a cumplir mi sueño, lo que todo el mundo esperaba de mí desde primaria: estudiar arte. "Esta niña va para arquitecta" decía mi tutor de 5º y 6º. Aprobaría bachillerato con notas geniales, me iría a Granada y me sacaría Bellas Artes sin dificultad. ¡Qué bonito hubiese sido!
Con lo que nadie contaba era con la gente que podía aparecer en mi vida. Jamás pensé que unos cuantos personajillos pudiesen poner mi mundo patas arriba de semejante manera. Fueron tantas cosas, tantas personas, en tan poco tiempo...que aquello, por muy fuerte que uno fuese, era físicamente inaguantable.


Sin duda, 2009 fue el año de los cambios radicales y 2010 el año en que los cambios del anterior empezaron a tener consecuencias. De 2011 apenas me acuerdo, pues después de los 2 anteriores necesitaba dormir y recuperarme de los daños. En ese año estuve en algo así como un coma, aunque estuviese despierta. Vamos, un zombie.


Lo malo es que, fueron tan intensos los cambios y las cosas vividas, que parece que jamás tuviesen fin. Sigo levantándome cada día pensando en que tengo que coger el bus para ir Casa de las Torres, que tengo que preparar las herramientas de dibujo artístico, repasar las figuras de dibujo técnico, estudiar a Platón para el examen con Alejandra, hacer unas acuarelas y unos collages para la clase de Lola, prepararme unas cuantas canciones de Aned y componer melodías de voz...


Está claro que estoy atrapada entre 2009 y 2010 y no puedo avanzar, de modo que todo lo que vivo ahora me parece como si lo estuviese soñando y no fuese real. Lo que no tengo claro es si no avanzo porque no puedo o porque realmente no quiero hacerlo...



A día de hoy, 2012 sigue siendo todo un misterio...


3 comentarios:

  1. Qué reflexión más interesante... me identifico bastante con mucho de lo que dices, porque en 2005 pasé por sensaciones similares y después vinieron los que llamas "años en coma". Pero estate tranquila, es algo temporal :) Con el tiempo todo vuelve a su cauce y terminas por "renacer", más fuerte y más madura. Así que animo, tras la tormenta siempre llega la calma

    ResponderEliminar
  2. Creo que he sentido algo parecido!! como que a veces siento que unas partes de mi vida me pasaron de noche XD (como dicen).

    Me gustaron tus fotos, el efecto que les diste :).

    ResponderEliminar
  3. Creo que a veces todos nos perdemos, la vida nos lleva a caminos sin salida a encrucijadas en las que nos paramos, nos sentimos perdidos y no sabemos que hacer. Si andar, si no andar, si realmente algo es diferente cuando tratas de ir hacia algún lugar o realmente no importa.

    Pero son pozos de los que se acaba saliendo sin unos darse cuenta, en algún momento nos re-ordenamos a nosotros mismos y nos volvemos a poner en marcha ^^

    ResponderEliminar

Si me dejas un maullido me harás muy feliz :-3