viernes, 29 de noviembre de 2013

¡Prueba de voz! Experimentando conmigo misma

Pues hacía ya mucho tiempo que no subía nada a mi canal de YouTube. La verdad es que no tenía ganas de cantar. Como que no estaba inspirada. En los últimos días he estado escuchando lo poco que hay escuchable en la red del álbum de Karliene, una chica que descubrí hace meses en YT y que ha acabado produciendo su propio disco (la amo *o*) . 

Haz click para ir a su canal
No sé si habrá sido ella o yo que sé qué, pero el caso es que me han dado ganas de experimentar un poco y la verdad es que he notado la falta de práctica. 



No me preguntéis el por qué he escogido esas canciones en concreto. Simplemente quería canciones muy distintas entre sí y éstas han sido las primeras que se me han ocurrido XD

martes, 26 de noviembre de 2013

¡Test blogger de las 10 preguntas!

Pues nada, he visto esta tontería por ahí y me ha apetecido hacerla.

1-¿Desde cuándo tienes tu blog? Desde 2011.
2-¿Es tu primer blog o has tenido otros antes? Creo que es el 4º. Los anteriores los he acabado cerrando porque acababa utilizándolos para desahogarme de temas personales explícitamente y otros por dejarlos abandonados.
3-¿Tienes o participas en más blogs aparte de este? Tengo el blog en el que voy escribiendo (muy poco a poco) las historias del mundo que inventé cuando era pequeña, Nïlam.
5-¿Último libro que has leído? Por mucho que me duela admitirlo, el último libro que he leído completo es 50 Sombras de Grey. La curiosidad me superó XD 
6-¿Qué libro volverías a leer? Después de la visita a La Alhambra, volvería a leer Cuentos de La Alhambra de Washington Irving. De esa manera, al leer las descripciones de los sitios no haría falta imaginármelos y además asignaría historias a cada lugar visitado. Otro que me apetece volver a leer es El Diario de Anna Frank, porque últimamente he visto películas o series en las que se mencionaba y me ha entrado mono de releerlo.
7-¿Qué libro llevas tiempo queriendo leer y aún no has tenido ocasión? Muchísimos, la verdad, pero últimamente me llama mucho la atención La Corte de los Espejos de Concepción Perea. Tengo entendido que es una historia que empezó escrita en un blog y que, debido a su éxito, acabó siendo publicada. Además, las sinopsis que he leído me parecen muy interesantes y...¡la escritora es aficionada a las BJD! 
8-¿Un libro que sea especial para ti? Marianela, de Pérez Galdós. Lo leí en 3º de ESO, creo recordar, y la historia me conmovió tanto que empecé a hacer una adaptación al cómic. Como casi todos mis proyectos, no pasó de 4 o 5 bocetos pero aún así, me sigue pareciendo una historia especial. También mencionaría Niebla de Unamuno. Me parecía un libro aburridísimo hasta que llegué más o menos a la mitad, cuando ocurre algo sorprendente y que no me esperaba para nada. Quien lo haya leído sabrá a qué me refiero...
9-¿Última película que has visto en cine? La verdad es que no lo recuerdo. ¿Frankenweenie? EDITO: ¡Dioses! ¡El roqui! XD
10-¿Última película que te hizo llorar o emocionarte? El Atlas de las Nubes. Al principio no entendía nada. De hecho, me empecé a agobiar por la mezcla de escenas inconexas. Pero al final, resultó ser uno de esos filmes que se quedan en tu memoria y que recomendarías a todos tus conocidos.

Nomina a 3 blogs:

lunes, 25 de noviembre de 2013

El regreso de Lilium

Bueno, bueno, pues tras meses fuera de casa, Lili ha vuelto y, ¡cómo ha vuelto! Juzgad vosotros mismos:


Recordemos que el maquillaje anterior se lo hice yo, cutremente, al principio de comprarla, cuando apenas conocía nada del mundillo BJD.


En esta ocasión, el maquillaje me lo ha hecho la maravillosa Yuzuki, autora de varios maquis de los quecos de mi amiga Filthkitty (click para visitar su blog)


El detalle de las uñas fue lo que más me sorprendió ¡Menudo pulso tiene que tener esta muchacha!


La chica ha sido tan amable de regalarme los ojos que lleva puestos que, personalmente, creo que le quedan infinitamente mejor que los anteriores (los default de Dollzone).


Las fotos son un poco cutres pero son las que le hice en cuanto llegó a casa.


La veo tan cambiada que me he planteado cambiar (o redefinir por fin) su personaje y escribir la historia a modo de relato corto.


¿Qué opináis de la "nueva" Lilium?

domingo, 24 de noviembre de 2013

Aventuras (y desventuras) de mi primer viaje en pareja-Fotitos extra

PARTE 1, PARTE 2, PARTE 3

El último día en Granada fue más bien de relax: paseos, tiendas y poco más. Así que no hay mucho más que contar por lo que dejo aquí unas fotitos extra de todo el viaje que no me cabían en las anteriores entradas.

La fachada de la pensión
Yo junto al río cerca del Paseo de los Tristes
En los baños árabes
Gatete bebiendo agua en la Alhambra
Generalife
Generalife
Alcazaba
Alcazaba
Gatete echando la siesta en el Palacio de Carlos V
Yo junto a un árbol con cientos de años
Con 2 "pajilleros" muy bien cosplayados
Chocolatito con churros
Flipando en un puesto de libros y vinilos de segunda mano (no me quedaba dinero T.T)
Descansando frente al Corte Inglés


Y esa ha sido toda la crónica de mi viaje a Granada. A partir de ahora volveré a hacer entraditas normales con cositas de quecas y de esos rollos míos. Además, tengo que contaros como llevo la lista de retos y ¡presentaros a la renovada Lili!

Saluditos <3

sábado, 23 de noviembre de 2013

Aventuras (y desventuras) de mi primer viaje en pareja - PARTE 3



Me sentí muy avergonzada. Al parecer Carlos había estado enviándome un montón de mensajes por Facebook para que quedásemos, pero no caí en decirle que yo no tengo móvil moderno y no iba a tener contacto alguno con internet ese día. Me puse super nerviosa y con ganas de llorar. Pero al final, me dijo que si me daba prisa y llegaba a la puerta del cine en unos 20 minutos, me las daba. Entonces, empezó un proceso a toda velocidad. Me vestí como una loca, preparé rápidamente la bolsa con los props y salimos de la pensión a toda pastilla. Intentamos correr lo máximo posible pero al final tuvimos que coger un taxi porque si no, no llegábamos.
¡Corre, Pikachu, que no llegas al "roqui"!

Al fin, estábamos en la puerta. Ahora me enfrentaba a otro problema: tenía que reconocer a Carlos sin ir caracterizado de Frank-N-Furter. Después de mirar de un lado para otro, allí estaba. Lo cierto es que me daba vergüenza acercarme después de haberle puesto en un apuro. Así que me aproximé, haciendo reverencias cual japonesa T.T Me disculpé un montón de veces pero él no parecía enfadado. De hecho, ¡era super simpático! Temía que me echase alguna bronca o algo pero nada de eso. Le dije que le debía una y el me respondió que lo único que debía hacer era pasármelo bien, bailar y gritar en el espectáculo. Nos dio las entradas y se fue directo a maquillarse, porque eran las 19:30 y el show empezaba a las 21:30.

Mientras llegaba la esperada hora, nos dio tiempo a dar varias vueltas por el centro comercial donde se encontraba el cine: el Neptuno. Entramos a la tienda de videojuegos, pero salimos rápidamente ya que había una pantalla con una demo del Assassins Creed: Black Flag, y mi novio no quería spoilearse (por poco le da algo ¡jaja!). Después nos dirigimos a las máquinas recreativas, donde echamos una partida de House of The Dead. ¡Hacía años que no jugaba a máquinas como aquella! Fue mas o menos por aquel momento cuando mi novio empezó a encontrarse mal. Justamente, había pillado un resfriado.¡Qué oportuno! Me empecé a sentir mal yo también porque sabía que no iba a poder disfrutar de su primer "roqui" plenamente.

Aún así, la cosa seguía y yo tenía que cosplayarme para el show. No es algo obligatorio, sino que queda a gusto del consumidor. Aunque, la verdad, la mayoría de "horroritas" (gente que ya ha visto la película varias veces en cine) preferimos ir disfrazados de algo, aunque sea de hombre o mujer bolsa, puesto que no hay normas respecto al tema. Así que me metí en los cuartos de baño del centro comercial, me puse frente al espejo, me encasqueté mi peluca y comencé a maquillarme. Como era de esperar, las clientas "normales" del centro que entraban a hacer sus necesidades me miraban extrañadas, pero menos de lo que yo esperaba (supongo que influía que fuese el fin de semana de Halloween). Una vez salí de los baños disfrazada, unos niños me preguntaron si iba disfrazada de enfermera.
-Voy de un personaje de una película de 1975-les respondí.
-¿Y cómo se llama?-dijo el mismo niño que me había preguntado.
Cuando le dije "The Rocky Horror Picture Show", la cara de los niños no podía ser más graciosa. Fruncieron el ceño como diciendo ¿el quéeee?¡Jaja! Fue divertido.

Bueno, pues la hora se acercaba y como mi novio quería sentarse a descansar fuimos al cine a ver si podíamos entrar ya. Afortunadamente pudimos y nos sentamos en la sala de espera donde se encontraba el típico puesto de palomitas y refrescos. Se empezaba a notar el ambiente de un roqui pues cada vez se nos acercaba más gente con pelucas y disfraces extravagantes. ¡Había hasta un photocall! Entonces un fotógrafo y Marcos, integrante de la escuela de teatro y maestro de ceremonias del roqui, se acercó a saludarme. Supongo que reconoció mi cara después de haber ido 3 veces a ver su espectáculo. El fotógrafo nos pidió que posásemos ante el photocall y, a pesar de que mi maromo estaba con fiebre, no salimos del todo mal.


Aquello cada vez se iba llenando de más gente, algunos con disfraces muy currados. Algo que me resultó curioso es que muchas de aquellas personas llevaban una "V" pintada en la cara, lo que significa que jamás habían visto la película, ni siquiera en sus casas. Mi novio la había visto en casa, lo cual se denomina "pajillero", pero aun así, yo le pinté la "V" de virgen pues lo consideré "una pajilla sin importancia". Entonces la gente se empezó a mover. Habían abierto las puertas de la sala. Nos metimos en el barullo y conseguimos llegar a nuestros asientos. Las luces se encendieron y Marcos, el maestro de ceremonias, hizo acto de presencia y empezó la fiesta.


Lo primero que hizo fue explicarles un poco el tema a los "vírgenes" y después, animó a 5 de ellos a bajar al escenario para participar en el rito inicial. Este rito consiste en "desvirgar" a los "vírgenes" ofrecidos mediante
"putadas". Bajaron 3 chicos y 2 chicas. Esta vez, el rito consistía en fingir un orgasmo "de muerte" (por la coincidencia con Halloween). No sabría decir cual me pareció más divertido. A cada uno de los participantes le regalaron 2 entradas de cine para la película que quisieran ¡Qué envidia! ¡Y sólo por hacer el tonto un ratito! Una vez terminado el rito, las luces se apagaron y los labios aparecieron...


Fotos de Sergio Llast

Y entre arroz y confetti, acabó la noche. Otra magnífica noche gracias a los "seductores". Divertidos, profesionales y, sobretodo, originales. Agradecimiento especial a Carlos, mi Frank-N-Furter preferido porque sin él no habríamos podido disfrutar de aquel espectáculo inolvidable. 

Fue, sin duda, un gran día turístico y una gran noche "horrorita". Aunque, tenía que decirlo, no habría sido tan especial si no hubiese sido por mi acompañante. Espero que la gitana, aunque se llevase mis 10 euros, tuviese razón y éste sea sólo el primero de cientos de viajes juntos.






viernes, 22 de noviembre de 2013

Aventuras (y desventuras) de mi primer viaje en pareja - PARTE 2

El callejón


En una esquina que llevaba a un estrecho callejón mi novio dijo "¡por aquí!" y lo cierto es que quedé un poco
extrañada. Era un oscuro callejón que daba bastante mal rollo, la verdad. Aún así, me decidí a cruzarlo y tras él, se alzaba una pequeña casita en la que ponía "Venecia". Era la pensión que habíamos elegido. Nada más entrar, la dueña, una amable señora rubia con acento extranjero, nos invitó a un té pero, como acabábamos de desayunar, le dimos las gracias y le dijimos que no. Era un lugar pequeñito, lleno de plantas y aroma a incienso.
Se notaba que era una antigua casa que habían remodelado y convertido en pensión. La señora nos guió escaleras arriba y nos llevó a nuestra habitación. Era pequeña y los baños eran compartidos con el resto de habitaciones pero a nosotros nos pareció perfecta. Era la primera vez que yo me alojaba en una pensión u hostal sin mis padres. Esa sensación de vivir algo por primera vez es indescriptible.

Tras dejar las maletas y hacer el check-in, salimos de allí para empezar a hacer turismo. Mi novio ya había estado antes por allí y me dijo que debíamos visitar el Paseo de los Tristes, así que, hacía allí nos dirijimos. Conforme nos acercábamos, más gente y más puestos artesanales nos íbamos encontrando. Se mezclaban tantos idiomas en mis oídos que no podía distinguir unos de otros. Empezamos a encontrar decenas de puestos "hippies": collares, pulseras, retratos...De todo lo imaginable. Uno de ellos nos vio y nos dijo "¡Hey! ¿Queréis un retrato a lo Tim Burton?¿Heavy Metal?" Fue algo que nos hizo mucha gracia. Supongo que fue porque ambos íbamos vestidos de negro y nos vio pinta de "alternativos". A la mayoría de estos puestos los acompañaba un perro o dos. Lo cierto es que vimos cantidad de animales, sobretodo gatos. Bajo un puente, por el que bajaba un pequeño río, llegamos a ver al menos 5 felinos tomando el sol en la orilla. Y detrás de las rejas de una gran puerta, otro gato negro observaba a los turistas. No pude evitar fotografiar a cada gato que veía.

El patio de los baños


Por el camino al Paseo de los Tristes, mi novio vio un grupo de turistas ingleses que entraban a una casa y nos escabullimos entre ellos. Resultaron ser unos antiguos baños árabes. En la entrada, había un patio con una pequeña alberca y un muro cubierto de plantas de tonos rojizos. El suelo era un mosaico realizado con piedras de distintos colores que dibujaban formas florares.  Desde aquel patio, por una pequeña puerta, se entraban a los baños, grandes habitaciones repletas de columnas y arcos. El guía iba narrando en inglés lo que allí se solía hacer y habló de mujeres que bailaban mientras los hombres disfrutaban de un cálido remojón. Fue divertido infiltrarnos entre un grupo de turistas ingleses y hacer como que formábamos parte de ellos.




Por fin llegamos al Paseo, repleto de puestos y bares. Si mirabas al cielo desde allí, ya podías ver la Alhambra. Pero nuestra visita no empezaba hasta las 2 así que decidimos seguir de paseo por el lugar. Mi novio me habló de la tumba de los Reyes Católicos y decidimos ir en su busca. Pero entonces, por uno de los lugares más transitados, una gitana me paró y me ofreció una ramita de romero. "Gratis para ti", me dijo. Y yo, en mi inocencia e ignorancia, la cogí. Inmediatamente después de hacerlo, la gitana me cogió ambas manos y empezó a recitar un montón de palabrejas de carrerilla. Yo estaba un poco en estado de shock porque no sabía qué demonios estaba pasando. Me dijo que iba a realizar muchos viajes, iba a ser madre de un varón y que, si jugaba a lotería, debía apostar por números acabados en cinco. Yo seguía en shock. Y, cómo no, después de su retahíla, vino la famosa y odiada frase: "Y ahora, la voluntad".  Yo le dije que no llevaba suelto para darle y ella me dijo que no importaba, que ella me daba cambio. Obviamente, por mí no le habría dado un duro pero claro, me vi envuelta en aquella situación y, ¿cómo iba a irme sin darle nada?. Entonces, en un acto de estupidez suprema, abrí mi bolso para buscar algunas monedas y la gitana, sin pensarlo dos veces, cogió el único billete de 10 euros que tenía, con lo que tenía pensado comer. Le dije que era el único dinero que tenía y ella me dijo que si le daba monedas me traería mala suerte. En aquel momento me vinieron a la boca todos los insultos imaginables pero...al final se quedó con mis 10 euros y yo con su maldita ramita de romero. Obviamente, mi novio llevaba dinero suficiente para comer pero esperaba pagar yo algo con aquel billetito. Una vez nos hubimos alejado de allí, empecé a soltar todos los insultos que me habían venido con anterioridad a la mente. El cabreo fue descomunal. Sí, me cabreé, pero no con la gitana sino con lo inocente y estúpida que había sido. Lo cierto es que el que pagó el cabreo fue el pobre de mi novio.

Una vez me hube relajado un poquito nos dirigimos hacia un bar que una señora de la calle nos había recomendado. Eran un euro y pico caña más tapa así que decidimos probar. Estaba en otro estrechísimo callejón. Pedimos y nos sorprendimos al ver las "cañas". Eran cervezas servidas en vasos no mucho más grandes que los vasos de chupito.¡Con razón era tan barato! Y la tapa resultaron ser patatas (frías) con ali-olí. Nos tomamos una y salimos zumbando de allí. Después de ver decenas y decenas de bares nos dijimos "más vale malo conocido que bueno por conocer" así que pusimos rumbo al Burger King. Tras un ratito de cola pudimos comer. Comida rápida, sí, pero bien rica que estaba.

El riachuelo de la Cuesta del Rey Chico
Una vez llena la barriga, era hora de subir a la Alhambra. Podíamos haber subido por un camino más sencillo, pero mi novio decidió que sería más "divertido" subir por la Cuesta del Rey Chico. ¡Menuda idea! Desde luego, las hamburguesas de la comida las quemamos en aquella subida. En el trayecto, nos encontramos a mucha gente bajando, pero a nadie subiendo. Era comprensible. Esperaba con ansía que en mitad del camino hubiese alguna fuente o lugar para descansar...pero no. Lo único que encontramos fue un pequeño riachuelo que bajaba desde uno de los edificios de la propia Alhambra.

Yop y pececillos en una alberca
Tras un largo camino hacia arriba, al fin llegamos a la entrada. Llegué un poco (bastante) extasiada y deseaba una fuente de agua con todo mi ser. Nada más entrar, allí estaba: ¡una brillante y hermosa fuente! ¡Qué rica está el agua cuando estás sediento! Una vez nos hicimos con un mapa, pusimos rumbo a la Alcazaba. No llevábamos guía ni nada así que ibamos un poco a lo loco. Pero solo con caminar unos pasos, ya pude ver los hermosos jardines que tanto había imaginado mientras leía el libro de Washington Irving. Flores por todas partes, de distintas formas y colores; hermosas albercas con nenúfares y peces; y restos claros de lo que en algún momento fueron los cimientos de las casas de los árabes que allí habitaron. Lo cierto es que podría pasarme horas describiendo lo hermoso de todo aquello pero intentaré resumirlo lo máximo posible.

Tras dar una vuelta por los jardines, nos dirijimos a las torres de la Alcazaba. Para llegar a la cima, tuvimos que subir varios tramos de escaleras estrechos y con escalones altísimos. La subida por la Cuesta del Rey Chico no era nada en comparación con estas escaleras. Eso sí, mereció la pena. Desde allí arriba podías ver toda la ciudad. Me acordé bastante de mi madre, la verdad, porque con el vértigo que tiene le habría dado algo al mirar desde aquellas torres. Daba incluso algo de miedete apoyarse en el muro para echarse una foto (apréciese en nuestras caras):


Una vez vistas las torres y jardines de la Alcazaba, nos dirigimos hacia el Generalife. Personalmente, fue lo que más me gustó. Todo estaba lleno de circuitos de agua, de plantas, de árboles seguramente centenarios,  y como no, de gatos. En uno de los jardines del Generalife nos encontramos con un grupo de turistas japoneses. La mayoría llevaban una especie de móvil extraño que les iba narrando en su idioma lo que iban viendo. Poco después nos dimos cuenta de que la mayoría de gente llevaba uno y me quedé con las ganas de preguntar donde se conseguían y si había que pagar algo por ellos. Una de las cosas que más me gustó fue la Escalera del Agua. A ambos lado de ella, había unos muros que llevaban agua corriente. Aquello me encantó. Sin apenas darnos cuenta, eran ya casi las seis de la tarde y debíamos llegar a la pensión, cambiarnos de ropa y ponernos en contacto con Carlos para que nos diese las entradas del "roqui". Lo cierto es que con el éxtasis de la Alhambra olvidamos un poco el tema de las entradas y cuando me di cuenta, me empecé a preocupar un poquito. 

Volvimos a la pensión, hechos polvo de tanto caminar y lo primero que hicimos fue tirarnos en la cama a descansar un poquito. Me dolían bastante los pies y pensar que tendría que ponerme tacones para el roqui me daba un poco de miedo..."¡Un momento!¡El roqui! ¡Carlos!". Debíamos llamarle para quedar con él y que nos diese las entradas porque, obviamente, él debía estar en el cine con antelación para maquillarse y vestirse. Se lo dije a mi novio pero como estábamos tan cansados me dijo que esperase un poquito y nos relajásemos. Cuando ya eran las 7, se lo volví a decir y esta vez me dejó su móvil para ponerme en contacto con Carlos. Le envié un sms e inmediatamente después me llamó. "¡Contento me tienes! ¡Por poco le vendo las entradas a un amigo!" Un yunque calló sobre mi cabeza. Mi cara en aquel momento debió ser algo así:

¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

jueves, 21 de noviembre de 2013

Aventuras (y desventuras) de mi primer viaje en pareja - PARTE 1

Surgió de la nada, sin planear.
Un día, estaba yo realizando mi paseo diario por Facebook, cuando de repente me llega un evento.
 "No puede ser..."-pensé. -"No ahora..."

Yop y mi póster del "roqui"
Efectivamente, como muchos de los que me conocen ya habrán adivinado, se trataba de una invitación a una proyección en Granada de The Rocky Horror Picture Show. Para aquellos que no lo sepan, se trata de una de las primeras películas musicales consideradas "de culto" en la historia cinematográfica. A pesar de ser del año 1975, hoy día se sigue proyectando en el cine. ¿Por qué? Os preguntaréis los que no la hayáis visto...Pues porque cada proyección no es igual que otra: es una fiesta, un lugar donde desestresarte, donde olvidar tus problemas durante hora y media, donde gritar, bailar y dejar tus vergüenzas atrás. La primera vez que lo viví, quedé tan enamorada del mundillo del "roqui" que estuve a punto de tatuarme un corazón en el brazo, como el del personaje principal de la película (pero mis padres no me dejaron -.-). Inmediatamente se convirtió en mi segunda película preferida (después de Moulin Rouge <3).

Después de "desvirgarme" en el mundo del roqui, repetí 2 veces más. No sólo por el espectáculo, sino porque les cogí especial cariño a la compañia de teatro encargada del show, los seductores de la Escuela de Teatro y Danza "La Seducción". Había visto muchas representaciones por internet, e incluso en la edición especial en Blu-Ray de la película, pero ninguna tan original como la versión "seductora".

Pues bien, días antes de Halloween me llegó este evento y de repente, me volví loca. Desde que me llegó la notificación moví cielo y tierra para conseguir un par de entradas (todo esto sin hablar ni con mis padres ni con mi acompañante, mi novio). Hablé con toda la gente que tenía agregada en Facebook que estudiaba en Granada, puse miles de comentarios en el evento a ver si alguien me conseguía las entradas...Y diréis,¿ y por qué no te las compraste tú? Pues porque el pago debía hacerse con tarjeta de crédito, y yo de eso, no tengo T.T Así que mi única opción era que alguien con tarjeta me las comprase o alguien de Granada me las pillase en el mismo cine. Cuando ya había perdido toda esperanza, uno de los seductores, Carlos (que además canta como podéis ver en el video de la izquierda >/////<), el mismísimo encargado de dar vida a Frank-N-Furter, se prestó a comprarme las entradas. ¡No me lo podía creer! ¡Un actor al que apenas conocía me iba a comprar las entradas! Por poco me desmayo.

Bueno, pues una vez solucionado lo de las entradas llegó el momento de comunicarlo. Cuando a mi madre le dije "Rocky Horror" no hizo falta nada más. Sin decir palabra, me dio un billete de 50 euros porque sabía que en lo referente a un roqui soy muy cabezona XD Después se lo dije a mi novio. La cosa le pareció bien.
Pero entonces...se le ocurrió una idea. Alguna vez habíamos hablado de la Alhambra. Él se había quedado asombrado al saber que yo jamás la había visitado y lo cierto es que era una espinita que tenía ahí clavada pues de pequeña leí Cuentos de la Alhambra de Washington Irving y leer aquel libro me dejó con unas ganas tremendas de pasear por aquellos lugares que había visitado en mi imaginación. Pues nada, de un momento para otro, nos vimos buscando pensiones u hostales para, además del roqui, ¡visitar la Alhambra! ¡Y todo esto sin planear!

Pasaron las semanas y llegó Halloween por fin. Ya teníamos en mano las entradas de la Alhambra (que solo eran para Alcazaba y Generalife porque para los palacios estaban agotadas T.T) y las maletas preparadas.
El día 1 nos levantamos bien temprano para coger el autobús Úbeda-Granada. El viaje se nos hizo bastante corto pues fuimos todo el rato jugando a nuestras Nintendos DS (a Pokémon Diamante y Platino concretamente XD). Al llegar a Granada mi novio quedó impresionado con la estación. Estaba acostumbrado a la de Úbeda y la de allí le pareció inmensa. Cruzamos la calle y nos paramos a desayunar en un bar. Mientras esperábamos el desayuno, descargamos unas cuantas aplicaciones de móvil tipo "Tu guía de Granada" y diversos GPS. Tras llenar el estómago, cogimos un bus urbano (un poco a lo loco) a ver si encontrábamos la pensión para poder dejar las maletas. Aquello parecía un metro japonés. Apenas te podías mover. Al ver una estatua de los Reyes Católicos, mi novio dijo que debíamos parar allí y le hice caso. Lo cierto es que yo no tenía ni idea de dónde estaba ni adónde iba así que decidí confiar en el instinto de mi maromo XD Empezamos a caminar y encontramos de casualidad la oficina de turismo, así que entramos y cogimos algunos mapas. Guiada por mi aventurero novio, llegamos a calles cada vez más transitadas, llenas de pequeñas tiendas artesanales a ambos lados. Se notaba que estábamos cerca de la Alhambra.