sábado, 23 de noviembre de 2013

Aventuras (y desventuras) de mi primer viaje en pareja - PARTE 3



Me sentí muy avergonzada. Al parecer Carlos había estado enviándome un montón de mensajes por Facebook para que quedásemos, pero no caí en decirle que yo no tengo móvil moderno y no iba a tener contacto alguno con internet ese día. Me puse super nerviosa y con ganas de llorar. Pero al final, me dijo que si me daba prisa y llegaba a la puerta del cine en unos 20 minutos, me las daba. Entonces, empezó un proceso a toda velocidad. Me vestí como una loca, preparé rápidamente la bolsa con los props y salimos de la pensión a toda pastilla. Intentamos correr lo máximo posible pero al final tuvimos que coger un taxi porque si no, no llegábamos.
¡Corre, Pikachu, que no llegas al "roqui"!

Al fin, estábamos en la puerta. Ahora me enfrentaba a otro problema: tenía que reconocer a Carlos sin ir caracterizado de Frank-N-Furter. Después de mirar de un lado para otro, allí estaba. Lo cierto es que me daba vergüenza acercarme después de haberle puesto en un apuro. Así que me aproximé, haciendo reverencias cual japonesa T.T Me disculpé un montón de veces pero él no parecía enfadado. De hecho, ¡era super simpático! Temía que me echase alguna bronca o algo pero nada de eso. Le dije que le debía una y el me respondió que lo único que debía hacer era pasármelo bien, bailar y gritar en el espectáculo. Nos dio las entradas y se fue directo a maquillarse, porque eran las 19:30 y el show empezaba a las 21:30.

Mientras llegaba la esperada hora, nos dio tiempo a dar varias vueltas por el centro comercial donde se encontraba el cine: el Neptuno. Entramos a la tienda de videojuegos, pero salimos rápidamente ya que había una pantalla con una demo del Assassins Creed: Black Flag, y mi novio no quería spoilearse (por poco le da algo ¡jaja!). Después nos dirigimos a las máquinas recreativas, donde echamos una partida de House of The Dead. ¡Hacía años que no jugaba a máquinas como aquella! Fue mas o menos por aquel momento cuando mi novio empezó a encontrarse mal. Justamente, había pillado un resfriado.¡Qué oportuno! Me empecé a sentir mal yo también porque sabía que no iba a poder disfrutar de su primer "roqui" plenamente.

Aún así, la cosa seguía y yo tenía que cosplayarme para el show. No es algo obligatorio, sino que queda a gusto del consumidor. Aunque, la verdad, la mayoría de "horroritas" (gente que ya ha visto la película varias veces en cine) preferimos ir disfrazados de algo, aunque sea de hombre o mujer bolsa, puesto que no hay normas respecto al tema. Así que me metí en los cuartos de baño del centro comercial, me puse frente al espejo, me encasqueté mi peluca y comencé a maquillarme. Como era de esperar, las clientas "normales" del centro que entraban a hacer sus necesidades me miraban extrañadas, pero menos de lo que yo esperaba (supongo que influía que fuese el fin de semana de Halloween). Una vez salí de los baños disfrazada, unos niños me preguntaron si iba disfrazada de enfermera.
-Voy de un personaje de una película de 1975-les respondí.
-¿Y cómo se llama?-dijo el mismo niño que me había preguntado.
Cuando le dije "The Rocky Horror Picture Show", la cara de los niños no podía ser más graciosa. Fruncieron el ceño como diciendo ¿el quéeee?¡Jaja! Fue divertido.

Bueno, pues la hora se acercaba y como mi novio quería sentarse a descansar fuimos al cine a ver si podíamos entrar ya. Afortunadamente pudimos y nos sentamos en la sala de espera donde se encontraba el típico puesto de palomitas y refrescos. Se empezaba a notar el ambiente de un roqui pues cada vez se nos acercaba más gente con pelucas y disfraces extravagantes. ¡Había hasta un photocall! Entonces un fotógrafo y Marcos, integrante de la escuela de teatro y maestro de ceremonias del roqui, se acercó a saludarme. Supongo que reconoció mi cara después de haber ido 3 veces a ver su espectáculo. El fotógrafo nos pidió que posásemos ante el photocall y, a pesar de que mi maromo estaba con fiebre, no salimos del todo mal.


Aquello cada vez se iba llenando de más gente, algunos con disfraces muy currados. Algo que me resultó curioso es que muchas de aquellas personas llevaban una "V" pintada en la cara, lo que significa que jamás habían visto la película, ni siquiera en sus casas. Mi novio la había visto en casa, lo cual se denomina "pajillero", pero aun así, yo le pinté la "V" de virgen pues lo consideré "una pajilla sin importancia". Entonces la gente se empezó a mover. Habían abierto las puertas de la sala. Nos metimos en el barullo y conseguimos llegar a nuestros asientos. Las luces se encendieron y Marcos, el maestro de ceremonias, hizo acto de presencia y empezó la fiesta.


Lo primero que hizo fue explicarles un poco el tema a los "vírgenes" y después, animó a 5 de ellos a bajar al escenario para participar en el rito inicial. Este rito consiste en "desvirgar" a los "vírgenes" ofrecidos mediante
"putadas". Bajaron 3 chicos y 2 chicas. Esta vez, el rito consistía en fingir un orgasmo "de muerte" (por la coincidencia con Halloween). No sabría decir cual me pareció más divertido. A cada uno de los participantes le regalaron 2 entradas de cine para la película que quisieran ¡Qué envidia! ¡Y sólo por hacer el tonto un ratito! Una vez terminado el rito, las luces se apagaron y los labios aparecieron...


Fotos de Sergio Llast

Y entre arroz y confetti, acabó la noche. Otra magnífica noche gracias a los "seductores". Divertidos, profesionales y, sobretodo, originales. Agradecimiento especial a Carlos, mi Frank-N-Furter preferido porque sin él no habríamos podido disfrutar de aquel espectáculo inolvidable. 

Fue, sin duda, un gran día turístico y una gran noche "horrorita". Aunque, tenía que decirlo, no habría sido tan especial si no hubiese sido por mi acompañante. Espero que la gitana, aunque se llevase mis 10 euros, tuviese razón y éste sea sólo el primero de cientos de viajes juntos.






2 comentarios:

  1. Partidas al Hosue of the death, que recuerdos me trae a mi eso XD

    El show tienen una pinta espectacular, espero que sigáis haciendo viajes juntos y a cada cual sea mejor ^^

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que a todos nos ha pillado alguna vez una gitana de esas para timarnos D:
    Me gusta el nuevo aspecto del blog aunque seguro que ha tenido mucho trabajo!! XD
    Qué bien que te lo pasaras tan guay. Tienes que pasarte por aquí a hacer turismo también (y de paso vernos) XD

    ResponderEliminar

Si me dejas un maullido me harás muy feliz :-3